El origen del traje de luces

Los primeros trajes de matadores se remontan al sigo XVII, cuando los toreros profesionales atendían a las fiestas usando un traje específico para la actuación. Hacia el año de 1619, usaban bandas de toreros y tocados con monteras. Para el siglo XVIII se había convertido en algo más elaborado, llevando calzón, coleto de ante negro, mangas acolchadas con terciopelo negro y cinturón ceñido.

 

A finales de ese siglo, se empezaron a implementar más adornos, y el ante negro fue cambiado por seda, algo más parecido al traje de majo de la época. Para el siglo XIX, es que Francisco Montes ‘Paquiro’, destacado torero, también hizo algunos cambios en el traje de luces, primero cambia el tocado con redecilla por una montera, y agrega las lentejuelas y los alamares o botones de adorno.

 

Desde ese momento a la actualidad, lo que ha cambiado en el traje de luces es la chaquetilla que se hizo más corta y con hombreras más prominentes. La montera, para los que no saben, es el sombrero que usan los matadores en la faena. El vestuario también está conformado por un corbatín, la taleguilla, que es un pantalón ceñido a la entrepierna, desde la cintura a las rodillas, sujetado a los hombros por medio de unos tirantes y suele usarse un calzón protector por debajo.

Otras piezas del traje de luces son las medias, blancas de algodón y las rosa de seda, las zapatillas, la camisa blanca, el capote de paseo y la coleta o castañeta. Uno de los más famosos en su haber, fue el traje de luces que Giorgio Armani diseñó para Cayetano Rivera Ordóñez para una corrida goyezca, esto fue en el año 2008, era de color gris, y tejido con cristales y plata y confeccionado por el sastre madrileño Santos García.

Escribir comentario

Comentarios: 0