Corrida Benéfica TMX, Tlaquepaque

TMX agradece a la afición de Guadalajara y a los profesionales de la Tauromaquia por su invaluable apoyo en esta Corrida de Toros.

*Por altoromexico.com

Me habría gustado mucho ver la recoleta y torerísima plaza tlaquepaquense, El Centenario, hasta la bandera. Pero así. Con éste público de hoy, una parroquia entendida, entregada, respetuosa con los toreros, que después de evaluar las condiciones de lidia a la que se enfrentaban cada uno de los coletas, hasta entonces emitían un juicio, favorable o no de cada faena.

 

Mas dicho sea de paso, a pesar del kilométrico festejo (duró más de tres horas y media) la hemos pasado bien. Desde el prólogo de los honores a nuestra enseña patria, portada por charros y acompañada por una banda militar; el espectáculo de fusión de baile flamenco y el folclore mexicano fue interesante. Amenizó además, un mariachi, que ya lo quisiera un domingo para llevarle serenata a la dueña de mis quincenas.

Total, que los toros, muy bien presentados, aunque para ser honestos, ninguno le hizo honor al hierro de su casa. Destacaron parcialmente, San Isidro que se desfondó, y un ejemplar Barralva de encaste Atanasio Fernández, que fue muy bien lidiado por Joselito Adame.

 

Luego del paseíllo, con los toreros correctamente vestidos a la usanza charra, el público llamó a Antonio Ferrera a recibir una ovación (digo yo, no veo ninguna otra causa) como reconocimiento a su reciente faena de Aguascalientes.

 

Y el torero extremeño, cortesmente, invitó a sus compañeros a compartirla. Enseguida saltó al ruedo para Ferrera, un ejemplar de Montecristo. Oh decepción de toro, pues de inmediato buscó la protección de los tableros. El hispano le realizó tres lances y un recorte muy jaleado.

 

Otro momento que gustó a los tendidos fue la manera de llevar al toro por mandiles, a la jurisdicción del piquero. Luego del simulado segundo tercio, el astado volvió a la querencia, de donde con, prácticamente un muletazo de tirón, Ferrera lo llevó hasta el centro del minúsculo ruedo. Ahí aguantó ráfagas de viento que amenazaban con descubrirlo. 

 

El español intentó de todo, pero el bicho, encima desarrolló genio. Sin embargo el espada estuvo siempre muy torero. Incluso nos levantamos del asiento por un trincherazo con la marca de aquel de El Pana a "Rey Mago". Pinchazos que no enfriaron al público, quien le llamó al tercio a escuchar una ovación de reconocimiento. Tendrá que volver.

 

A Jerónimo le correspondió en mala suerte un toro de Xajay, alto de agujas, veleto y alto de cuerna, que trató de hacer ver su suerte al poblano, que nunca perdió los papeles. Se fajó con entrega con el toro que había tenido a bien derribar en forma escalofriante en un par de ocasiones, a Jorge Delgado "El Ruso", y hacer pasar las de Abel, las de Caín y toda su descendencia a las infanterías. Uff.

 

Pues el de la angelópolis, con base en ponerse en el sitio. Donde hasta se dio el lujo de extraerle algunos pases meritorios, que los tendidos supieron reconocer y agradecer. Fuerte ovación en el tercio, porque el mal uso de la espada le birló un apéndice, por lo menos.

Paco Ureña tuvo mejor suerte en el sorteo, porque el de San isidro fue el de embestidas más potables.lo mejor fueron los pases por bajo, con una rodilla flexionada, para en el tercio de muerte llevar a "Sanmarqueño" al centro del ruedo. En el ínter que Ureña  fue a sustituir el acero por el ayudado, el toro cambió de lidia. Se amarró al piso y buscó la querencia. En ese terreno, el espada de Murcia ejecutó la suerte de recibir como mandan los cánones, para llevar un par de orejas a su espuerta.

 

Vaya presencia del toro que le correspondió a Joselito Adame. Todo un Barralva. Tanto en imponencia, como en comportamiento. Esto permitió que viéramos la solvencia del de Aguascalientes, a quien los buenos aficionados que poblaron los tendidos, sobretodo del –hipotéticamente– lado de sol le jalearon durante su trasteo.

 

Desde la forma en que Adame le caminó al inicio de su faena, hasta las ajustadas manoletinas y la estocada en la suerte de recibir, se echó al público a la bolsa. No era para menos. Dos orejas le exigieron el público al matador Fermín Bernáldez, quien fungió como juez de plaza. Hubo series con la firma de la casa, más que bien celebradas, hasta que a "Defensor" se le agotó la casta. Sánchez mal con los aceros, y los trofeos se los cargó pifas.

 

Luis David, el toro se le diluyó entre las manos. Hubo mucha disposición, pero así, nada es posible con ningún astado. Encima se puso errático con los aceros.

 

 

 

 

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=AQOkqvVzs5k&feature=youtu.be

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Raymundo Mora (lunes, 23 abril 2018 18:47)

    Saludos desde Chicago! Gran cartel, lastima la ausencia de Roca Rey. Nos vemos en tres días!